Recuperaron el cohete “mojado”, enviaron al enano a la órbita

Mojado por ahora

Después de completar el objetivo principal de la misión, el lanzamiento de 30 pequeños satélites en órbita terrestre baja, la primera parte del cohete cayó a la superficie del Océano Pacífico a unos 400 km de la costa de Nueva Zelanda. La prueba que se llevó a cabo hoy aún no es una prueba general de todo el proceso, no se realizó la operación de captación del elemento de retorno en el aire mediante helicóptero. El hito de esta prueba fue el uso exitoso de un paracaídas para reducir la velocidad de descenso del Electron, que fue llevado a bordo de la nave Rocket Lab después del lanzamiento.

Se harán más intentos si el análisis del cohete confirma que el cohete o sus elementos valiosos son adecuados para su reutilización. La empresa espera que la recuperación del cohete les permita aumentar el número de lanzamientos y posiblemente bajar aún más el precio del servicio. Rocket Lab es el “transportador” espacial más barato, el costo de una sola misión se estima en USD 6-7 millones, y un pequeño satélite en misiones conjuntas puede enviarse por decenas de miles.

Enano en el espacio

A pesar de que la mayor parte de la atención se centró en la operación de recuperación del cohete, la carga útil orbital también fue interesante. Había 24 microsatélites SpaceBee de Swarm Technologies. Es parte de una constelación de 150 dispositivos de este tipo, que actualmente se encuentra en construcción, que proporcionará servicios de comunicación para dispositivos IoT.

También hay dos satélites a bordo para la constelación de 20 objetos Unseenlabs, cuya tarea es monitorear las actividades marítimas, como la pesca ilegal. Otro satélite fue el APSS-1, construido por los estudiantes neozelandeses Waka Āmiorangi Aotearoa, que ayudará a encontrar la conexión entre los terremotos y las perturbaciones en la atmósfera superior. Un elemento muy interesante de la carga útil fue también un par de satélites TriSept DragRacer, que deben probar la capacidad de desorbitar los desechos espaciales con una cinta larga.

El elemento más inusual de la misión fue el enano de titanio impreso en 3D Chompski de Half Life. Sin embargo, para la figura de 15 cm de altura fue una misión suicida. El enano estaba conectado a un módulo de etapa de arranque que empuja a los satélites a su órbita adecuada y luego arde en la atmósfera.

Rocket Lab en movimiento

No esconderé que considero a Rocket Lab como la segunda empresa más importante ahora después de SpaceX, que con su compromiso y pasión hace que el espacio esté cada vez más disponible. Uno solo puede preguntarse qué podría lograr ese Blue Origin si su propietario tuviera al menos el 10% de la pasión que se puede ver en el equipo de Peter Beck. No me sorprendería que Rocket Lab envíe una misión a Venus antes, antes de que Bezos alcance la órbita terrestre.

Fuentes: [1], [2], [3], [4]


Source: AntyWeb by antyweb.pl.

*The article has been translated based on the content of AntyWeb by antyweb.pl. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!