Revisión del juego de calamar: el éxito es un juego de niños ☂️

En camino de convertirse en la serie más vista de Netflix, Squid Game es un éxito sorpresa, pero no necesariamente indigno. En la encrucijada de géneros y referencias, el espectáculo surcoreano ha encontrado el medio feliz y lo hace bien.

Lanzado en Netflix el 17 de septiembre, Squid Game es la serie más vista de la plataforma en casi 80 países. En su punto de mira: batir el récord de visualización de otros programas emblemáticos del servicio SVoD como La Chronique de Bridgerton o La Casa de Papel. Un éxito que permitió un gran protagonismo en este espectáculo surcoreano con un concepto muy sencillo.

¿Qué estaría dispuesto a hacer por 45.000 millones de wones (unos 30 millones de euros)? A personas con perfiles muy diferentes cuyo único punto en común son sus problemas económicos se les ofrece participar en juegos para niños. Al final de la sexta prueba, el ganador se embolsará todo. Pero cuidado: a los perdedores les espera un final trágico.

@Netflix

El principio de Squid Game no es nada nuevo, la supervivencia en un entorno competitivo mortal es un género muy usado en todo el mundo. Battle Royale, Hunger Games, Saw o la reciente Alice in Borderland (otro éxito de Netflix) pueden dar fe de ello. La competencia es dura y podemos caer fácilmente en el cliché y en los bajos. En definitiva, sobre el papel, la serie no empezó con grandes ventajas.

@Netflix

Una critica social

Aquí es donde Squid Game despliega sus tentáculos. Lejos de conformarse con acumular muertes gráficas durante juegos sádicos con discursos falsos (Jigsaw si nos lees), la serie es ante todo una historia de personajes. Nos está diciendo algo. A través del protagonista principal (Jung-jae Lee), un desempleado, jugador, padre fracasado, endeudado hasta el cuello y aún viviendo con su madre, nos sumergimos en la miseria de los abandonados que el capitalismo explota y escupe. Hombres y mujeres a quienes la vida abusa y humilla, incluso siendo invitados a tocar a costa de unas bofetadas en público.

@Netflix

Personas a las que se les ofrece escapar de la muerte del episodio 2, pero que volverán casi todas, porque el exterior finalmente no es más fácil. En una sociedad donde la única solución es el éxito o la muerte, el juego les da una opción. Bueno, eso es lo que creen. Porque el escenario va más allá al impulsar la deshumanización progresiva, al cuestionar las creencias ante el llamado a una vida mejor. El mensaje es muy claro: cualquiera puede estremecerse.

@Netflix

Y quizás esto es lo que hace que Squid Game sea tan adictivo: la identificación del espectador. Nos guste o no, acabamos haciéndonos la pregunta de nuestra propia voluntad en estas situaciones. Aquí, las reacciones suelen ser extremas, pero siempre humanas, porque ante el miedo a morir y las ganas de triunfar, ¿hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar? Así, casi llegamos a excusar traiciones o cobardías porque en el fondo, ¿quién sabe de lo que sería capaz?

@Netflix

El escenario, por lo tanto, proporciona razones y una historia a nuestros seis personajes principales, encarnados inteligentemente a pesar de una cierta proporción con la exageración. Están los malos, los buenos y finalmente la línea se difumina hasta el resultado final.

Una crítica social que habría ganado vigencia si el escenario no flaqueara en su última parte al llegar a un discurso mucho más clásico donde en definitiva, los villanos son siempre los mismos. Los ricos contra los pobres, inevitablemente siempre volvemos a eso.

@Netflix

Squid Game, un juego sencillo y eficaz

El otro lado del espectáculo, obviamente, sigue siendo el aspecto del juego macabro. En este lado también, Squid Game hace las cosas bien. Al tomar el origen de las pruebas en los recuerdos de nuestra infancia, el escenario puede divertirse equilibrando la imprudencia del niño frente a la angustia del adulto. La dirección artística participa en el ambiente con sus decoraciones de patio de colegio, sus agentes enmascarados de rosa y su pequeña música que recuerda a una rima para anunciar el inicio de las hostilidades. Somos como dentro de un caramelo que pronto se manchará de sangre.

@Netflix

Sin embargo, si a la cámara le gusta detenerse en los muertos, solo para justificar la prohibición durante al menos 16 años de la serie, la puesta en escena logra no apartar la vista de la dimensión psicológica. Como tal, el juego de las canicas es un momento monumental de tensión y tragedia sin jugar la carta del horror visual.

@Netflix

El gran punto negro vendrá de la trama paralela en la que un policía se infiltra entre los enmascarados en busca de su hermano. Una subtrama que no tendrá ningún interés, ninguna consecuencia, excepto, esperamos, si nace una temporada 2. Nada firmado por el momento según su creador, pero cuesta ver a Netflix privarse de su nueva gallina de los huevos de oro. Eso es bueno, ¡queremos más!


Source: Journal du Geek by www.journaldugeek.com.

*The article has been translated based on the content of Journal du Geek by www.journaldugeek.com. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!