Rhein-Sieg: los niños aprenden a cultivar un huerto en la “Ackerdemie de verduras”

“Es muy emocionante”, dijo Amelie, de ocho años, mientras plantaba las pequeñas plantas de maíz en el suelo. Junto con Mona (8) y Celine (7), tiene un tema muy especial para el segundo año de escuela. “Se supone que debemos observar una chirivía para ver cuánto tiempo tarda en crecer, por ejemplo”, explicó Amelie. Mona describió lo que más le gustaba: “Estar al aire libre, plantar, aprender”.

El trío participa en el “demie de la granja de hortalizas” de los tres segundos grados de la escuela primaria comunitaria en Gartenstrasse. Miriam Stollenwerk, quien acompaña el programa educativo, corrió de un lado a otro entre las cinco camas y guió la campaña de siembra bajo la lluvia. “Queremos mostrar a los niños cómo crecen los vegetales y acercarlos a su valor”. Hay demanda de variedades antiguas: “La papa de color violeta siempre fascina a los niños, pero también la remolacha roja, amarilla o anillada”.

Amelie (izquierda) y Mona plantaron las pequeñas plantas de maíz en los agujeros que ellos mismos habían cavado previamente.

No había campo en los terrenos de la escuela, pero había espacio en la propiedad frente a la fábrica de máquinas de los hermanos Steimel. El profesor Steffen Otto vio el programa de jardinería en la feria de educación didacta en Dortmund. Había visto ovejas en la zona y se preguntaba a quién pertenecían. Rápidamente se puso en contacto con el director general Justus Volhard, quien quedó impresionado con la idea. Se firmó un convenio de cooperación con la ciudad y nos pusimos en marcha.

“Estamos muy conectados con Hennef”, dijo Volhard, cuya empresa también donó alrededor de 1000 euros. “Para nosotros esta es un área de expansión, pero aún no es previsible nada. Me alegro de que ahora se esté utilizando de esta manera. Afirmó el sí a la ubicación, la empresa tradicional, fundada en 1878, había salido bien de la crisis. El jefe de la empresa aseguró que nadie fue despedido por razones operativas.

La directora Dagmar Kern se alegró de tomar las iniciativas de su colega Otto: “La comunidad escolar está entusiasmada”. Varios viernes, el personal excavó los aproximadamente 250 metros cuadrados de tierra cultivable. La escuela abierta todo el día (OGS) también está allí. “Creemos que tenemos algo en común”, dice Kern. Ella ya tiene la impresión: “Los niños están mucho más interesados ​​en escribir y leer”.

Así que hay que amontonar, plantar, arrancar y rastrillar. “Plantar es divertido”, explicó Ranziman (8). Kilian (8) dijo: “Creo que es bueno que pueda excavar”. Dominik (8) se tomó la lluvia con calma. “No nos importa el clima”. Al contrario, como dijo Amelie: “El barro es el mejor”.

Pero Miriam Stollenwerk había captado el mejor dicho: “¿Dónde debemos enterrar los puerros?” Apio, zanahorias, patatas, calabacín, acelgas, todo esto lo cosecharás y comerás. Lo que no usan ellos mismos, lo venden en las familias.


Source: Kölner Stadt-Anzeiger – Kölner Stadt-Anzeiger by www.ksta.de.

*The article has been translated based on the content of Kölner Stadt-Anzeiger – Kölner Stadt-Anzeiger by www.ksta.de. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!