¿Tendríamos menos riesgo de sufrir un derrame cerebral mientras vivíamos en las alturas?


Un estudio sugiere que vivir a una altitud moderada podría reducir el riesgo de que algún día se declare un accidente cerebrovascular.

La altitud puede tener efectos nocivos para la salud, a menudo hablamos de “mal de montaña“. Dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dificultad para respirar, mareos … en ocasiones aparecen a partir de los 2000 metros sobre el nivel del mar. También se pueden declarar otros riesgos más graves como el edema pulmonar de altura, recuerda la Sociedad Francesa de Medicina de Urgencias. Dicho esto, también sabemos que el aire a gran altitud es menos rico en oxígeno y hace que el cuerpo produzca más glóbulos rojos para volver a oxigenar el cuerpo. A estudio reciente publicado en la revista Fronteras en fisiología cree que vivir en alturas moderadas podría reducir el riesgo de accidente cerebrovascular.

¿Por qué, si la altitud es tan arriesgada, 160 millones de personas conseguirían vivir allí en el mundo (a más de 2.500 metros)? Los investigadores estaban interesados ​​en las poblaciones que viven en Ecuador, de las cuales 100.000 personas ya habían tenido carrera. Observaron qué tan alto habían vivido los pacientes y formaron cuatro grupos. Al comparar, se dieron cuenta de que los que habían sufrido un accidente cerebrovascular, el último residía a más de 2.500 metros, lo que sugiere que la altitud podría tener un efecto beneficioso contra este trastorno..

Más sangre y una mejor red vascular en altitud

Un estudio realizado en Perú, en agosto pasado, señaló que los habitantes de la ciudad más alta del mundo, La Rinconada en Perú, tenían significativamente más volumen sanguíneo que el promedio. Para las personas que no viven en altitud, se estima que el volumen total es de 4 a 5 litros. Tenían 8 litros y su sangre era mucho más espesa.

Varios estudios ya han demostrado que a 4000 metros de altitud son más frecuentes los edemas pulmonares y cerebrales. Y lo que esta observación revela en Ecuador lo confirma: habría una altitud óptima para el cuerpo, entre 2000 y 3500 metros, para lo cual el riesgo de ictus sería menor. En este rango, la sangre produciría más glóbulos rojos para oxigenar y tener una mejor coagulación, con una red vascular más grande. En caso de accidente cerebrovascular, el cuerpo estaría en mejores condiciones de evitar las secuelas y de renovarse.

Fuentes: Fronteras en fisiología (30/09/2021), Sociedad Francesa de Medicina de Emergencia.

Lea también:

Suscríbete a la Newsletter Top Santé para recibir las últimas novedades de forma gratuita


Source: Topsante.com by www.topsante.com.

*The article has been translated based on the content of Topsante.com by www.topsante.com. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!