Tienes que convertirte en el sol para iluminar los soles apagados de los demás – diferentes

Nikos Kazantzakis: Debes convertirte en el sol para iluminar los soles apagados de los demás.

Debes convertirte en el sol para iluminar los soles apagados de los demás. No hay ideas, solo hay personas que llevan las ideas, y toman al chico de la persona que las lleva.

¿Dónde puedo encontrar un alma cuarenta herida y no adorada, como mi alma, para confesarla?

¡No peso, no mido, no me siento cómodo! Sigo el profundo latido de mi corazón …

No niegues tu juventud hasta la vejez, para luchar toda tu vida para transformar tu florecimiento adolescente en un árbol fructífero, este, me atrevería a decir, es el camino del hombre completo.

Tienen que decir que el hombre es el animal que piensa en la muerte. No, te lo digo. El hombre es el animal que medita sobre la inmortalidad.

Siento que nos estamos golpeando la cabeza con los hierros. Se romperán muchas cabezas. Pero en algún momento, los hierros también se romperán.

El asfalto tiene en este vientre terrenal el valor de cada uno de sus hijos; y cuanto más alta es el alma que ha creado, más difícil es ordenarle: salvarse a sí misma oa su raza o al mundo; El comando que le asigna su alma se clasifica.

Estrellas, pájaros, semillas en el suelo, todo obedece. Solo el hombre levanta la cabeza y quiere violar la ley y convertir la obediencia en libertad. Por eso, de todas las criaturas de Dios, solo él puede pecar y lo hace. ¿Qué dice que peca? estropea la armonía.

Tu primer deber, cumpliendo tu permanencia en la raza, es sentir dentro de todos tus antepasados. En segundo lugar, iluminar su impulso y continuar su trabajo. Tu tercera deuda, entregarle a tu hijo el gran mandato de vencerte.

¡No peso, no mido, no me siento cómodo! Sigo el profundo latido de mi corazón …

No eliges lo que crees. Ellos te eligen a ti.

Creo en las innumerables y efímeras máscaras que Dios se ha apoderado de los siglos y vislumbro, detrás de su incesante fluir, la unidad absoluta.

¡Nunca reconozcas las fronteras del hombre, para romper las fronteras! ¡Niega que tus ojos estén protegiendo!

Morir y decir:

No hay muerte

Un camino, solo uno conduce a Dios, el cuesta arriba.

Si Dios no ve la mano del hombre, tampoco pone la suya.

Me inclino sobre la perdiz, protejo el rostro de Dios en su brillante ojo negro.

Dios es la fuerza indestructible que transforma la materia en espíritu. Todo ser humano tiene en su interior un trozo de este vórtice divino y por eso logra transformar el pan y el agua y la carne y convertirlo en contemplación y acción.

Dios no es agua fría, no, no es agua fría, para beberla, para refrescarse. Es un fuego y tienes que caminar sobre él. Y no solo para caminar, sino, ¡y esto es lo más difícil, a pesar de bailar!

Claro, tan bien como puedas bailar, el fuego se convierte en agua fría, pero hasta que llegas ahí ¡qué lucha, qué agonía, Dios mío!

Nikos Kazantzakis

Fuente: o-klooun.com


Source: διαφορετικό by www.diaforetiko.gr.

*The article has been translated based on the content of διαφορετικό by www.diaforetiko.gr. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!