Un estudio encuentra que la leche puede acortar la vida útil, pero con una gran excepción

Un creciente cuerpo de investigación ha relacionado el consumo de leche con efectos potencialmente negativos para la salud, particularmente cuando se trata del envejecimiento y, sin embargo, otros estudios han encontrado que consumir fermentado Los productos lácteos como el yogur y el kéfir pueden ayudar a proteger la salud. Un nuevo estudio realizado en Alemania explora los efectos de la leche pasteurizada no fermentada en la salud y por qué los productos lácteos fermentados no tienen el mismo impacto negativo.

Suecia es a menudo el centro de atención cuando se trata de estudios lácteos por una gran razón: el consumo de leche en la nación es alto. Esto brinda a los investigadores la oportunidad de estudiar los efectos potenciales de la leche en la salud a lo largo del tiempo y contrastar los datos con información de otros lugares donde el consumo de leche es típicamente bajo.

Varios estudios anteriores que se centraron en Suecia encontraron un vínculo entre beber leche pasteurizada y la mortalidad por todas las causas. Sin embargo, por otro lado, un conjunto de investigaciones ha relacionado los productos lácteos fermentados como el yogur con beneficios para la salud, algo que a menudo se atribuye a la variedad de bacterias buenas que se encuentran en estos productos.

Este último estudio centrado en posibles mecanismos detrás del impacto de la leche pasteurizada en el envejecimiento y cómo se relaciona con los productos lácteos fermentados, encontrando que la leche no fermentada mejora la señalización de mTORC1, la consecuencia de lo cual se acorta la vida útil.

Sin embargo, los productos fermentados como el yogur contienen bacterias del ácido láctico que degradan los exosomas y la galactosa que se encuentran en la leche mientras metabolizan sus aminoácidos de cadena ramificada. Esto, entre otras cosas, afecta a los microARN que mejoran la señalización de mTORC1, reduciendo el efecto de la lechería sobre el envejecimiento y el consiguiente aumento de la mortalidad.

Los hallazgos sugieren que los cambios sociales que conducen a la refrigeración y pasteurización de la leche, y su efecto en la reducción de la frecuencia con la que se consumen lácteos fermentados, pueden ser un factor en el envejecimiento humano y las tasas de mortalidad. El estudio se suma a investigaciones anteriores sobre otras posibles consecuencias que conlleva el consumo excesivo de leche, como un aumento del riesgo de cáncer de mama.


Source: SlashGear by www.slashgear.com.

*The article has been translated based on the content of SlashGear by www.slashgear.com. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!