un pasaje ancestral en la montaña


Un antiguo lecho de río, excavado entre dos acantilados, representó durante mucho tiempo una de las únicas posibilidades de cruzar la cadena del Thorn, cerca de Saint-Christophe-la-Grotte (Saboya). Rediseñado en el siglo XVII por los duques de Saboya, el pasaje toma el nombre de “ruta real” o “camino de Cerdeña”. Antes de ser abandonado a favor del túnel de Escaleras. Hoy es un hermoso paseo con acceso gratuito. Completar con una visita guiada a las dos cuevas cercanas a la ruta de Cerdeña.

El poder de la naturaleza y la fuerza de las aguas es palpable en el sitio. Este desfiladero de un kilómetro de longitud entre montañas es originalmente el antiguo cauce de un río formado por las aguas de los torrentes durante la Edad del Hielo. ¡Impresionante!

Su ubicación geográfica hizo que los hombres lo tomaran prestado y luego lo desarrollaran. De hecho, es uno de los únicos pasajes naturales que cruzan la cadena del Thorn, cerca de Saint-Christophe-la-Grotte (Saboya), en Chartreuse.

Una ruta para diligencias

Los romanos ya utilizan este espectacular pasaje, ubicado en un importante eje de comunicación, entre Lyon y Turín. Muy importante para el comercio.

Entonces se llama “calzada romana”.

Después de haber sido algo descuidado en la Edad Media, el desfile se reanudó en el siglo XVII. Los duques de Saboya deciden transformarlo en una ruta para las diligencias. Lo que conduce a obras importantes.

Un canal de derivación permite desviar el agua. Para evitar que el paso se inunde en caso de fuertes lluvias.

El desarrollo más importante: la construcción de una rampa de piedra caliza, entre 1667 y 1670. A la salida del desfiladero, esta rampa permite alcanzar el nivel de la Plaine des Échelles.

Prestado por Rousseau y el Papa Pío VII

Este paso estratégico toma entonces el nombre de “camino real” o “camino de Cerdeña”. Porque los duques de Saboya también son soberanos del reino de Piamonte-Cerdeña.

En 1674 se erigió un monumento en honor al duque de Saboya Carlos Emmanuel II, promotor de las obras, en la base del desfile. Esta estela de 12 metros de altura atestigua la importancia de esta ruta y su frecuentación.

Incluso es utilizado por viajeros famosos. Como Jean-Jacques Rousseau en el siglo XVIII. O el Papa Pío VII, que llegó a Francia para coronar a Napoleón 1er Emperador, en 1804.

En la encrucijada del patrimonio natural e histórico

Y, sin embargo, el camino de Cerdeña se abandonó en 1820. Napoleón lo consideró demasiado difícil. Luego ordenó que se perforara el túnel de las Escaleras, para cruzar la cadena de la Espina con mayor facilidad.

Hoy, es un hermoso paseo en libre acceso. En la encrucijada del patrimonio natural e histórico.

Eso se puede complementar con una visita guiada a las cuevas de San Cristóbal (www.grottes-saint-christophe.com), cerca del camino de Cerdeña. La roca caliza, maravillosamente esculpida por el agua, presenta relieves mágicos. Realzado por un hermoso juego de luces.

Según la leyenda, estas cuevas constituyeron incluso un refugio para el famoso contrabandista Mandrin. Antes de su desarrollo, ¡por supuesto!


Source: Le Progrès : info et actu nationale et régionale – Rhône, Loire, Ain, Haute-Loire et Jura | Le Progrès by www.leprogres.fr.

*The article has been translated based on the content of Le Progrès : info et actu nationale et régionale – Rhône, Loire, Ain, Haute-Loire et Jura | Le Progrès by www.leprogres.fr. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!